EN LA SEGUNDA EDICIÓN, LA PRUEBA SE APROPIARÍA DE UNA FRASE QUE PRONUNCIÓ UN PARTICIPANTE EN LA CATEGORÍA DE SKI Y QUE TODAVÍA HOY EN DÍA, ES FAMOSA EN TODAS LAS PRUEBAS DENOMINADAS “IDITAROD”

«LOS COBARDES NO SE APUNTARÁN Y LOS DÉBILES MORIRÁN.»

IDITASPORT, también denominada Iditabike Extreme en su versión ciclista, es una prueba non stop de 643 kms, que se desarrolla en pleno invierno polar en el estado de Alaska (USA). Se trata la prueba de autosuficiencia invernal más extrema y antigua de cuantas se celebran en el mundo. La primera edición data de 1987, es decir, 31 años de historia.

Se puede participar en tres categorías independientes:

Ski; Andando/corriendo y en bicicleta de Montaña.

La primera prueba, organizada bajo la denominación “IDITAROD” se remonta a 1973, cuando Joe Redington y otros colaboradores idearon una carrera de perros de trineo que atravesara, a lo largo de 1.000 millas Alaska, en concreto de Anchorage a Nome. Esta carrera se organizaría en reconocimiento de los mushers y sus perros que transportaron el suero al pueblo occidental de Nome durante un brote de difteria en 1925. El 14 de Marzo de 1980, el naturalista, Félix Rodríguez de la Fuente, encontraría la muerte en un accidente de aviación haciendo el seguimiento de esta prueba.

Diez años más tarde, es decir, en 1983, Redington y otros lanzaron la “IDITASKI” basada en el mismo espíritu que su predecesora, pero con la característica que estaría estrictamente protagonizada por el hombre (sin ayuda de perros) y a través del camino de la Iditarod. Sin embargo, las carreras de “Iditarod” impulsadas por el hombre dieron un giro hacia la fama internacional en 1987, cuando lo que entonces era un deporte relativamente nuevo – el ciclismo de montaña. Así nació la “IDITABIKE”

En aquella primera edición, con una distancia de 100 millas, los organizadores de la carrera exigieron a los corredores que debían de llevar equipos de supervivencia necesarios para acampar a temperaturas inferiores a 40 º C así como poder hacer frente a ventiscas polares. Dado que no había un estándar establecido para llevar este equipo en las bicicletas, cada corredor adoptó su propia estrategia. Algunos arrastrando trineos, otros portando su material en alforjas, etc. De los 26 participantes que tomaron la salida, tan sólo el 50% consiguió cruzar la línea de meta. El resto, abandonaron la mayoría en plena noche polar con temperaturas extremas.

Aunque pueda parecer extraño o incluso una idea loca, el uso de bicicletas como medio de transporte en los ríos congelados de Alaska y su tundra se remonta a la fiebre del oro alrededor de 1900 para todos aquellos que no podían permitirse un equipo de perros y utilizaban una bicicleta a través del río Yukon en bicicletas.

IDITASPORT, es el icono y germen de todas las carreras de ultramaratón y resistencia invernal en Alaska. Los esquiadores, los ciclistas y los corredores compiten cara a cara a lo largo del mismo recorrido, un día después de que lo hagan las motos de nieve bajo la denominación de “IronDog”. Se trata de los cuatro eventos invernales bajo la denominación Iditasport que desafían física y mentalmente a los corredores. El recorrido que deberán de realizar los participantes, atraviesa zonas boscosas, colinas y montañas, así como ríos y lagos congelados, donde los corredores afrontarán él desafío de cruzarlos tratando de no caer en ellos.

A LO LARGO DE LOS 643 KMS QUE CONSTA LA RUTA, LOS CORREDORES ENCONTRARÁN UNOS CHECK POINTS, DONDE DEBERÁN DE REGISTRAR SU HORA DE ENTRADA Y SALIDA. EN ESTOS PUNTOS SE PODRÁN ABASTECER DE COMIDA, AGUA CALIENTE ASÍ COMO UN LUGAR PARA DESCANSAR. TODO CORREDOR DEBERÁ DE PORTAR UN LOCALIZADOR GPS.

Durante la prueba, es habitual que las temperaturas puedan bajar hasta menos treinta grados centígrados. Para competir en estas condiciones, se necesita experiencia en temperaturas extremadamente frías. Los corredores deben de esperar encontrarse fuertes vientos, grandes nevadas, caminos inexistentes, fauna peligrosa, etc.

El corredor, necesita ser autosuficiente y cargar con su propio equipo personal y de seguridad durante todo el recorrido. Una vez comience la carrera, no hay carreteras. Tan sólo máquinas de nieve y aviones. Si un corredor necesita ser rescatado a lo largo de la ruta, deberá estar preparado para esperar hasta 24 horas, que llegue el auxilio, con su equipo de supervivencia.

Es el primer corredor español que participó hace 23 años en la Idita Bike Extreme. Posteriormente, a esa primera participación en 1995, lo hizo en dos ocasiones más, siendo la última vez que tomó parte en Alaska hace 20 años. En las tres ocasiones, el cuarto puesto de la clasificación general es el mejor de los puestos que alcanzó y por lo tanto, quedándose a las puertas del pódium. Un podium reservado en la mayoría de ocasiones para los corredores locales o aquellos corredores que forjan sus entrenamientos en esas latitudes.Es el primer corredor español que participó hace 23 años en la Idita Bike Extreme. Posteriormente, a esa primera participación en 1995, lo hizo en dos ocasiones más, siendo la última vez que tomó parte en Alaska hace 20 años. En las tres ocasiones, el cuarto puesto de la clasificación general es el mejor de los puestos que alcanzó y por lo tanto, quedándose a las puertas del pódium. Un podium reservado en la mayoría de ocasiones para los corredores locales o aquellos corredores que forjan sus entrenamientos en esas latitudes.

Tras finalizar hace tres años la Rovaniemi 150, una prueba en el Circulo Polar Artico de similares características, el germen de las pruebas polares renació en él, si bien, nunca ha desaparecido. Debió desistir de tomar parte en la prueba debido a una neumonía que cogió mientras entrenaba.

Será el participante de mayor edad, pero con sus 55 años y medio, tendrá la misma ilusión que el resto de competidores que se encuentren en la parrilla de salida. Tan sólo una cosa variará en su objetivo. No va a competir. Finalizar, ya será todo un éxito.

EL PRÓXIMO 19 DE FEBRERO, SERÁ UN PARTICIPANTE MÁS EN LA PARRILLA DE SALIDA DISPUESTO A CRUZAR LA LÍNEA DE META EN LA LOCALIDAD DE MACGRATH. HABRÁN TRANSCURRIDO 20 AÑOS DESDE SU ÚLTIMA PARTICIPACIÓN.